Etiquetado: moda

Revistas de moda para hombre vs. para mujer

Hace unos días cayó en mis manos el número de mayo de la revista Icon, la apuesta de Prisa por el sector masculino lanzada en noviembre de 2013 siguiendo la línea de Esquire. Hacía tiempo que no la leía y me sorprendí pasando tres horas bien entretenidas gracias a sus entrevistas, reportajes y firmas como la de la gran Eugenia de la Torriente. Si se fijan no hablo de editoriales de moda, ni de shopping lists, ni de inspiraciones de pasarela, ni de looks low-cost, ni de bloggers. Ninguna de las manidas secciones e ingredientes que abundan en las revistas femeninas y las hacen parecer a todas iguales (de aburridas). Aquí, aunque los imperativos comerciales también se hacen patentes –por ejemplo, a través de las entrevistas “patrocinadas” a Paco León, Boy George o Ana de Armas- prima una visión personal y, sobre todo, un contenido de calidad o, por lo menos, más elaborado que en las revistas homólogas femeninas. Viajar con Loro Piana a las Islas Vírgenes, descubrir los entresijos de los premios Laureus del deporte o bucear en el tiempo hasta los peligrosos años 30 en Estados Unidos son algunas de las experiencias destacadas que brindaba la revista a quien la quisiera leer; temas originales, que uno no encuentra fácilmente en la red, y que dan ese plus que se le presupone a la prensa si pretende sobrevivir en el reino digital.

gael-garcia-bernal-icon-may14-issue

Imagen de Gael García Bernal en Icon

Y el de Icon no es el único caso. Hace unas semanas, en una de mis raras compras de revistas internacionales, me decidí por The Rake y el número de turno de Vogue UK. Kate Moss vestida por Topshop en portada me hizo adquirir la segunda que hojeé distraídamente en apenas 60 minutos sin encontrar ninguna pieza realmente interesante; ningún reportaje que marcar; ninguna editorial que me diera ideas… ¡Nada nuevo! Reconozco que me resultó entretenido el homenaje a la exdirectora de la cabecera británica, Beatrix Miller, donde se evocaban tiempos mejores para la revistas de moda pero poco más me sedujo, ni me sorprendió. Muchas secciones breves e información disgregada que va en contra del análisis y profundidad que considero necesita la prensa si quiere competir con internet con garantías. Y estoy hablando de la Vogue británica, no la española, que, por supuesto, tampoco se salva, más bien todo lo contrario. En cambio, en la edición internacional de The Rake encontré varios artículos inspiradores, que te detenías a leer con gusto mientras viajabas a otra época o descubrías un poco mejor a los grandes nombres del universo del lujo. El reportaje sobre los glamurosos vividores de la costa azul de los años 50 y la entrevista a Antoine Arnault –en portada- son dos ejemplos de estos contenidos de calidad que uno solo puede encontrar en The Rake, comprando su edición en papel.

dapper-spring2014-bespoke-alcaniz

Apertura de mi reportaje sobre Bespoke en Dapper #6

Yo misma tengo la suerte de colaborar en una revista masculina: Dapper, trimestral y de alta gama, donde escribo reportajes y entrevistas en profundidad, exclusivos y únicos, que dan carácter a la publicación. Los míos y, por supuesto, los del resto del equipo lo que resulta en una revista con muchas cosas que contar, que, aunque cara, merece la pena, porque realmente informa, entretiene e inspira, cualidades que lamentablemente no encuentro (casi) nunca en las revistas femeninas. Sé que no es del todo correcto que lo diga yo misma pero la verdad es que lo siento así. Lo advertí hace tiempo cuando hablé de los (ego)blogs de moda: las revistas femeninas no deben mirarles a ellos como respuesta a todos sus males y replicar su mala praxis (la publicidad como fin). Todo lo contrario, tendrían que pensar qué pueden ofrecer de más en comparación a una blogger que se dedica a enseñar trapitos y comentar los eventos a los que la han invitado.

the-rake-joao-carlos-vander-web

Editorial en The Rake, enero 2014

Por ejemplo, en sintonía con los reportajes de calidad que uno puede encontrar en The Rake, Icon y Dapper, ¿por qué nadie se aventura en los talleres de los ateliers parisinos para presentar, en primera persona, a esas petites mains que trabajan como siglos atrás? ¿O por qué no dedicar líneas a personajes y firmas interesantes, más pequeñas, tanto de aquí como de fuera y abrir los ojos de la audiencia? ¿Por qué seguir con secciones breves de shopping y looks que llevamos viendo en Internet desde hace seis meses? No acabo de entender que nadie en las redacciones de moda se plantee estas cuestiones y se siga perpetuando un modelo caduco que hace años que acusa serias dificultades (y más que va a sufrir). Las grandes cabeceras tienen recursos, tienen contactos, pero les falta una buena dosis de imaginación y de riesgo para ofrecer algo distinto, más elaborado y personal. Así, mientras las revistas femeninas lo pasan mal, las masculinas florecen y se presentan como prensa especializada que ofrece contenidos por los que merece la pena pagar. Mirándolas a ellas pienso que todavía hay esperanza para el (buen) periodismo en papel.

MBFW Madrid Febrero 2014 – Martin Lamothe

El pasado 14 de febrero arrancó una nueva edición de la Mercedes Benz Fashion Week Madrid y, una vez más, pude vivirla entre bambalinas gracias a Elena Martin y su marca Martin Lamothe que desfilaba el sábado 15 de febrero a las 11 h de la mañana. En esta ocasión, además, me estrenaba como responsable de RRPP  pues me encargué de todos los aspectos de la convocatoria de medios e invitados y la gestión de invitaciones, aparte de coordinar las entrevistas y ocuparme de aspectos de la producción previa al desfile. Una vez en Madrid conté con la colaboración de Carolina Melgar, quien ha trabajado con Elena desde hace seis temporadas y domina el arte del sitting y relación con medios como nadie, además de ser un sol! Siempre es un placer trabajar con ella.

mbfw-madrid-febrero-martin-lamothe-chance-web01

¿Qué os puedo contar de nuevo en esta edición? Pues, de entrada, que me siento muy orgullosa del trabajo realizado. Llevar la comunicación de una marca de moda de cara a un desfile es un trabajo exigente y meticuloso, no necesariamente difícil, pero sí que conlleva muchas horas en las que uno debe ser siempre de lo más organizado. Además, tienes que empaparte de la filosofía de la marca y el espíritu de la colección para poder explicarla a los medios con información con sustancia e intentar lograr que se queden con el mensaje que el creador, en este caso la creadora, quiere dar con su colección.

Créditos: Raquel Bereng ©

Créditos: Raquel Bereng ©

Me gustó poder vivir la experiencia del desfile desde semanas antes de su presentación encima de la pasarela; hablar con Elena sobre sus inspiraciones y trabajo de investigación de materiales; poder tocar los tejidos y entender sus particularidades y, con ello, ser capaz de dibujar para mis adentros el universo Martin Lamothe de una manera mucho más alusiva y detallada que en la pasada edición. Además, el punto de partida era de lo más sugerente: CHANCE es el título de la colección para el próximo otoño-invierno 2014 y rinde homenaje a las místicas New Age de los años 70 en su versión postmoderna; es decir, a aquellas mujeres fuertes, de extrema sensibilidad, que creen en el poder de la magia, el destino y las corrientes de energía, poniendo en valor unas creencias algo olvidadas en este siglo XXI tan tecnológico.

Piel inspirada en los polvos de estrellas. Créditos: Raquel Bereng ©

Piel tratada para simular polvos de estrellas. Créditos: Raquel Bereng ©

A diferencia de la pasada edición, cuando el desfile se celebró el lunes, esta vez tenía lugar el sábado, a las 11 h de la mañana, lo que suponía menos días de preparación pero, a la vez, más eficacia pues desde el minuto 1 tenías que trabajar a destajo. Llegué el viernes a primera hora, cuando Ifema todavía no había abierto, y creo que me costará olvidar la estampida que se formó cuando abrieron puertas y todos los profesionales allí reunidos –maquilladores, fotógrafos, etc.- se apresuraron a subir las escalaras para buscar el mejor lugar y establecer su base. ¡Ese es el espíritu currante de las Semanas de la Moda! Me alegró comprobar que todavía existe tras tantos focos y petardeo… El viernes fue momento de atender a algunos medios, mientras el equipo de diseño ultimaba los preparativos del desfile y, viendo las reacciones de los bloggers y periodistas que se acercaron, una ya podía intuir que se estaba cocinando algo grande. Pero, sin duda, fue el sábado, antes del desfile, cuando a Vogue le sucedieron todas las grandes cabeceras nacionales, desde ABC a La Razón, El Mundo y El País, cuando pudimos comprobar que CHANCE estaba marcado diferencias. Y entonces llegó el desfile.

Elena Martín atendiendo a Rafael Muñoz de TVE. Créditos: Raquel Bereng ©

Elena Martín atendiendo a Rafael Muñoz de TVE. Créditos: Raquel Bereng ©

Considerado por muchos como una de las mejores colecciones de Elena Martin, CHANCE fue un éxito que acaparó tuits, likes y titulares en medios digitales para dejar su huella en la prensa del día siguiente como uno de los desfiles destacados de la jornada, junto al de Teresa Helbig. Y es que no solo las prendas presentaban algo nuevo –las siluetas oversize con cierto aire oriental, la microfibra engomada que se situaba entre la polipiel y el neopreno, las originales botas XXL con estampado mineral firmadas por Pilar Burgos– sino que la puesta en escena y la dirección de arte fueron también de un gran nivel.

mbfw-madrid-febrero-martin-lamothe-chance-web06

Una vez sentados todos y pasados los nervios previos, pude disfrutar del desfile desde la grada, móvil en mano para ir actualizando las redes sociales de la firma. Y un escalofrío me recorrió el cuerpo mientras los ojos brillaban al contemplar la primera salida: seis modelos ataviadas de riguroso negro con siluetas de aire monacal ramatadas con dramáticas pamelas rígidas abrieron el desfile con una imponente música de fondo a cargo del fotógrafo metido a DJ Gerard Estadella. Una abertura arriesgada que en este caso cobraba todo sentido; me subyugó y me sentí orgullosa de formar parte de aquello. Luego, fueron sucediéndose las distintas salidas, desde el negro misterioso con el increíble juego de texturas propio de Elena Martin hasta los looks más vitales que culminaban con el estampado Flip the coin, guiño evidente al azar como fuente de inspiración y único punto de luz de la colección.

Poder observar desde una privilegiada tribuna cómo prensa e invitados vivían el desfile; cómo aplaudían con entusiasmo una colección que ha supuesto un paso adelante en firme de Elena con su marca, fue un gozo que guardaré con un cariño especial en mi memoria y trayectoria laboral. Desde aquí mi enhorabuena a Elena y todo su equipo, Jorge, Joan, Jessi, Hugo y todos los demás, además de dar las gracias a Carolina y la organización de Ifema por facilitarnos el trabajo con su buena disposición (con Jacobo a la cabeza). Y ahora, ¡a por nuevos retos!