Etiquetado: fashion

Los nuevos caminos del “heritage”

Reportaje publicado en el número de Otoño 2014 de “Dapper”.

Acceso al archivo pdf del reportaje.

nuevo-heritage01

nuevo-heritage02

nuevo-heritage03

Anuncios

Met Ball Punk: Chaos to Couture. Aciertos y despropósitos en la alfombra roja

Sarah Jessica Parker

Sarah Jessica Parker con un espectacular tocado de Philip Tracy.

Retomo la actividad con la reciente Gala del Met de Nueva York, que tuvo lugar el lunes pasado. Y lo hago con especial ganas pues fue uno de los eventos más jugosos de los últimos meses en cuanto a cuestiones de estilo se refiere. Nada que ver con los anodinos Oscar donde actrices y demás tienden a lo fácil y no hay riesgo, ni diversión. La temática de esta edición, además, animaba a dejarse llevar y ofrecer una imagen diferente, emulando a iconos como Anne Hathaway à la Blondie, o sencillamente sacando el lado más subversivo, sea cual sea la versión.

met-gala-2013-kate-mara-delpozo-web

La actriz Kate Mara vestida por DelPozo by Josep Font.

¿El resultado? Pues una gran colección de aciertos, y tantos otros desastres pero, por fortuna, poco término medio; una gala de extremos donde, incluso, hubo participación catalana. Josep Font, como director creativo de DelPozo –marca distribuida por Moda Operandi, uno de los sponsors de la gala- vistió a varias asistentes, como a Kate Mara con un vestido berenjena que no me acabó de convencer. Mucho más acertada fue su creación para Indre Rockefeller, una versión de uno de sus diseños de esta primavera adaptada sutilmente a la temática –la cadena en la espalda, los pinchos asimétricos- para hacerlo llevable en otras citas igual de glamourosas. Qué afortunadas son algunas…

met-gala-2013-kirsten-dunst-louis-vuitton-web

Kirsten Dunst de Louis Vuitton que no me convenció.

Esta alfombra roja del Met no dio tregua alguna pues las sorpresas fueron una constante, en un sentido u otro. Mi querida Kirsten Dunst –con la que me crucé una noche en el East Village neoyorquino para forjar un recuerdo inolvidable- protagonizó uno de los mayores errores de la noche con su Louis Vuitton verde rematado con plumas. ¡Menuda decepción! La magnitud del desastre es equiparable al Givenchy floral de Kim Kardashian –sin forma alguna- o Marion Cotillard, muy sosa, con un vestido rosa de Dior totalmente olvidable que no se ajustaba en absoluto a la temática. La perfecta Gwyneth Paltrow también entra en esta categoría con su Valentino fucsia y maquillaje fresco –¿dónde está el punk?- así como la siempre imponente Uma Thurman cuyo escultural Zac Posen verde oliva no era el más indicado para esta velada.

met-gala-2013-gwyneth-paltrow-valentino-web

Gwyneth Paltrow de Valentino apostando por el rosa como aquel mítico Ralph Lauren con el ganó el Oscar en 1999.

Ése fue uno de los desaciertos de muchas de las invitadas: saltarse la etiqueta por todo lo alto y apostar por creaciones que nada tenían que ver con la estética, o actitud, punk a la cual se le rinde homenaje hasta el 14 de agosto en la exposición “Punk: Chaos to Couture” del Metropolitan Museum. Porque por más que desde la organización insistieran en que “el rosa es el color del punk” y la propia anfitriona (Anna Wintour) se vistiera con un vestido floral, creo que ésta era una ocasión única para dejarse llevar por la actitud trash y rebelde de este movimiento social que revolucionó la juventud de los años 70.

met-gala-2013-sofia-coppola-marc-jacobs-web

Sofia Coppola y Marc Jacobs, los más cool del lugar.

Hubo otras en cambio que tomaron nota y, además, lo hicieron de manera absolutamente brillante, como hacía tiempo no presenciábamos sobre una alfombre roja. Por ejemplo, Sofia Coppola quien dijo que para ella “punk era ir en pijama” y así se presentó con su bff y diseñador de cabecera Marc Jacobs vestido con un conjunto a topos de Comme des Garçons, formando una pareja entrañable. Sarah Jessica Parker, por su parte, decidió subir la apertura de su falda de Giles hasta dejar ver sus vergüenzas –y unas altísimas botas tartan de Louboutin-. Con su imponente tocado mohawk de Philip Tracy demostró por qué sigue reinando en estos eventos, todavía tocada por la varita de Carrie Bradshaw, cual estandarte de la versión más alocada del punk couture. Diane Kruger fue otra de mis favoritas, también tratando de ajustarse a la temática. En su caso a través de modernizar un Chanel couture de aires regios jugando con detalles originales como las puntas rosas de su pelo o el clutch de pinchos peligrosos, en un conjunto final chic y glamuroso.

met-gala-2013-diane-kruger-chanel-couture-web

Diane Kruger impecable como siempre de Chanel couture.

En la línea de Kruger –adaptando su estilo personal al leitmotiv de la velada en lugar de disfrazarse-, Sienna Miller nos ofreció uno de sus mejores recitales fashion de los últimos tiempos. Con un peinado impecable –rematado por unas joyas espectaculares-, la actriz confió en Burberry en un conjunto formado por un sensual vestido blanco y una cazadora negra rematada por múltiples tachuelas doradas; un conjunto trillado pero que Miller lo defiende de forma notable. Rooney Mara, madrina de la gala junto a su diseñador fetiche Ricardo Tisci, también me gustó. Muchos pueden estar aburridos de sus aires góticos, pero a mí me conquistó con su Givenchy blanco y fabuloso, que contrastaba de maravilla con sus labios berry y pelo oscuro. Otra que llamó mi atención fue la antes desconocida para mí Paloma Faith, una cantante británica de estilo retro y escasa elegancia –a juzgar por las fotos de su web- cuyo mérito fue dejarse llevar por el drama en un vestido de Michael Cinco con guantes incorporados y teñido en un sofisticado ombré que respondía a la llamada punk desde un punto de vista distinto.

met-gala-2013-rooney-mara-givenchy-web

Ricardo Tisci y Rooney Mara de Givenchy: diseñador y musa.

Porque lo que yo aplaudo en una gala de estas características es precisamente eso: divertirse, jugar, arriesgarse, ofrecer algo diferente, interpretar un papel –el de la temática- mientras celebras la grandeza de la moda. De hecho, lo aplaudo siempre y por eso se me hacen tan soporíferos las galas y festivales cinematográficos, donde el gusto conservador triunfa siempre –por lo menos, en los últimos 4-5 años-. No en esta gala del Met, donde Madonna acaparó la atención de todos con su Givenchy cortísimo formado por una chaqueta tartan rematada por poderosas tachuelas, cuerpo y medias de rejilla y una melena azabache que resaltaba su rouge labial. Aunque el riesgo no siempre es buen consejero y, a veces, ni la mejor de la modelos puede salvar según que look. Karlie Kloss –musa de Vogue desde hace varias temporadas- fue una de las mayores decepciones con su vestido Louis Vuitton de aires viejunos y sin ningún reclamo punk. Una desilusión que me hizo recordar las margaritas firmadas por Valentino que Michelle Williams (des)lució en los Globos de Oro de 2011.

met-gala-2013-karlie-kloss-louis-vuitton-web

Karlie Kloss intentando defender un complicado vestido Louis Vuitton.

Afortunadamente, el buen tino imperó por norma general entre las modelos, parte fundamental de esta cita pues, a menudo, ejercen de musas para los diseñadores que exponen sus piezas en la muestra anual. Con cuerpo de infarto y despreocupación, suelen ser la percha perfecta para creaciones osadas, incluso, imposibles para otras mortales. Gisele Bundchen –superwoman donde las haya- estaba espectacular en su Anthony Vaccarello que, al parecer, le reportó algunos problemas prácticos por su corta dimensión. Anja Rubik, también de Vaccarello, te transportaba a los 80 con solo mirarla mientras que Karolina Kurkova, con una creación difícil de digerir de Mary Kratzanzou, convencía con su look de belleza que constaba por unos ojos intensos y una melena punk-chic impecable. Porque en la cita con mayúsculas con la moda, la actitud es clave para salir airos@ y las modelos, sin duda, la tienen. Una lástima que el año 2009, cuando la gala les rendía homenaje en la exposición “The Model as Muse: Embodying Fashion” no se llegara al nivel de este 2013… ¿Qué nos deparará el próximo año? Tras ver el esfuerzo de esta gala, las expectativas han subido considerablemente. ¡Viva la fiesta de la moda!

met-gala-2013-anja-rubik-vaccarello-web

Anja Rubik, una punk de los 80 gracias a Anthony Vaccarello.

Créditos: betrendymyfriend.com, vogue.mx, styleblazer, melodygodfred, littleredbook-thatshaute.blogspot.com , elblogdelauritina.blogspot.com, tumblr, thefashionmedley.com