Categoría: Textos libres

Revistas de moda para hombre vs. para mujer

Hace unos días cayó en mis manos el número de mayo de la revista Icon, la apuesta de Prisa por el sector masculino lanzada en noviembre de 2013 siguiendo la línea de Esquire. Hacía tiempo que no la leía y me sorprendí pasando tres horas bien entretenidas gracias a sus entrevistas, reportajes y firmas como la de la gran Eugenia de la Torriente. Si se fijan no hablo de editoriales de moda, ni de shopping lists, ni de inspiraciones de pasarela, ni de looks low-cost, ni de bloggers. Ninguna de las manidas secciones e ingredientes que abundan en las revistas femeninas y las hacen parecer a todas iguales (de aburridas). Aquí, aunque los imperativos comerciales también se hacen patentes –por ejemplo, a través de las entrevistas “patrocinadas” a Paco León, Boy George o Ana de Armas- prima una visión personal y, sobre todo, un contenido de calidad o, por lo menos, más elaborado que en las revistas homólogas femeninas. Viajar con Loro Piana a las Islas Vírgenes, descubrir los entresijos de los premios Laureus del deporte o bucear en el tiempo hasta los peligrosos años 30 en Estados Unidos son algunas de las experiencias destacadas que brindaba la revista a quien la quisiera leer; temas originales, que uno no encuentra fácilmente en la red, y que dan ese plus que se le presupone a la prensa si pretende sobrevivir en el reino digital.

gael-garcia-bernal-icon-may14-issue

Imagen de Gael García Bernal en Icon

Y el de Icon no es el único caso. Hace unas semanas, en una de mis raras compras de revistas internacionales, me decidí por The Rake y el número de turno de Vogue UK. Kate Moss vestida por Topshop en portada me hizo adquirir la segunda que hojeé distraídamente en apenas 60 minutos sin encontrar ninguna pieza realmente interesante; ningún reportaje que marcar; ninguna editorial que me diera ideas… ¡Nada nuevo! Reconozco que me resultó entretenido el homenaje a la exdirectora de la cabecera británica, Beatrix Miller, donde se evocaban tiempos mejores para la revistas de moda pero poco más me sedujo, ni me sorprendió. Muchas secciones breves e información disgregada que va en contra del análisis y profundidad que considero necesita la prensa si quiere competir con internet con garantías. Y estoy hablando de la Vogue británica, no la española, que, por supuesto, tampoco se salva, más bien todo lo contrario. En cambio, en la edición internacional de The Rake encontré varios artículos inspiradores, que te detenías a leer con gusto mientras viajabas a otra época o descubrías un poco mejor a los grandes nombres del universo del lujo. El reportaje sobre los glamurosos vividores de la costa azul de los años 50 y la entrevista a Antoine Arnault –en portada- son dos ejemplos de estos contenidos de calidad que uno solo puede encontrar en The Rake, comprando su edición en papel.

dapper-spring2014-bespoke-alcaniz

Apertura de mi reportaje sobre Bespoke en Dapper #6

Yo misma tengo la suerte de colaborar en una revista masculina: Dapper, trimestral y de alta gama, donde escribo reportajes y entrevistas en profundidad, exclusivos y únicos, que dan carácter a la publicación. Los míos y, por supuesto, los del resto del equipo lo que resulta en una revista con muchas cosas que contar, que, aunque cara, merece la pena, porque realmente informa, entretiene e inspira, cualidades que lamentablemente no encuentro (casi) nunca en las revistas femeninas. Sé que no es del todo correcto que lo diga yo misma pero la verdad es que lo siento así. Lo advertí hace tiempo cuando hablé de los (ego)blogs de moda: las revistas femeninas no deben mirarles a ellos como respuesta a todos sus males y replicar su mala praxis (la publicidad como fin). Todo lo contrario, tendrían que pensar qué pueden ofrecer de más en comparación a una blogger que se dedica a enseñar trapitos y comentar los eventos a los que la han invitado.

the-rake-joao-carlos-vander-web

Editorial en The Rake, enero 2014

Por ejemplo, en sintonía con los reportajes de calidad que uno puede encontrar en The Rake, Icon y Dapper, ¿por qué nadie se aventura en los talleres de los ateliers parisinos para presentar, en primera persona, a esas petites mains que trabajan como siglos atrás? ¿O por qué no dedicar líneas a personajes y firmas interesantes, más pequeñas, tanto de aquí como de fuera y abrir los ojos de la audiencia? ¿Por qué seguir con secciones breves de shopping y looks que llevamos viendo en Internet desde hace seis meses? No acabo de entender que nadie en las redacciones de moda se plantee estas cuestiones y se siga perpetuando un modelo caduco que hace años que acusa serias dificultades (y más que va a sufrir). Las grandes cabeceras tienen recursos, tienen contactos, pero les falta una buena dosis de imaginación y de riesgo para ofrecer algo distinto, más elaborado y personal. Así, mientras las revistas femeninas lo pasan mal, las masculinas florecen y se presentan como prensa especializada que ofrece contenidos por los que merece la pena pagar. Mirándolas a ellas pienso que todavía hay esperanza para el (buen) periodismo en papel.

Anuncios

MBFW Madrid Febrero 2014 – Martin Lamothe

El pasado 14 de febrero arrancó una nueva edición de la Mercedes Benz Fashion Week Madrid y, una vez más, pude vivirla entre bambalinas gracias a Elena Martin y su marca Martin Lamothe que desfilaba el sábado 15 de febrero a las 11 h de la mañana. En esta ocasión, además, me estrenaba como responsable de RRPP  pues me encargué de todos los aspectos de la convocatoria de medios e invitados y la gestión de invitaciones, aparte de coordinar las entrevistas y ocuparme de aspectos de la producción previa al desfile. Una vez en Madrid conté con la colaboración de Carolina Melgar, quien ha trabajado con Elena desde hace seis temporadas y domina el arte del sitting y relación con medios como nadie, además de ser un sol! Siempre es un placer trabajar con ella.

mbfw-madrid-febrero-martin-lamothe-chance-web01

¿Qué os puedo contar de nuevo en esta edición? Pues, de entrada, que me siento muy orgullosa del trabajo realizado. Llevar la comunicación de una marca de moda de cara a un desfile es un trabajo exigente y meticuloso, no necesariamente difícil, pero sí que conlleva muchas horas en las que uno debe ser siempre de lo más organizado. Además, tienes que empaparte de la filosofía de la marca y el espíritu de la colección para poder explicarla a los medios con información con sustancia e intentar lograr que se queden con el mensaje que el creador, en este caso la creadora, quiere dar con su colección.

Créditos: Raquel Bereng ©

Créditos: Raquel Bereng ©

Me gustó poder vivir la experiencia del desfile desde semanas antes de su presentación encima de la pasarela; hablar con Elena sobre sus inspiraciones y trabajo de investigación de materiales; poder tocar los tejidos y entender sus particularidades y, con ello, ser capaz de dibujar para mis adentros el universo Martin Lamothe de una manera mucho más alusiva y detallada que en la pasada edición. Además, el punto de partida era de lo más sugerente: CHANCE es el título de la colección para el próximo otoño-invierno 2014 y rinde homenaje a las místicas New Age de los años 70 en su versión postmoderna; es decir, a aquellas mujeres fuertes, de extrema sensibilidad, que creen en el poder de la magia, el destino y las corrientes de energía, poniendo en valor unas creencias algo olvidadas en este siglo XXI tan tecnológico.

Piel inspirada en los polvos de estrellas. Créditos: Raquel Bereng ©

Piel tratada para simular polvos de estrellas. Créditos: Raquel Bereng ©

A diferencia de la pasada edición, cuando el desfile se celebró el lunes, esta vez tenía lugar el sábado, a las 11 h de la mañana, lo que suponía menos días de preparación pero, a la vez, más eficacia pues desde el minuto 1 tenías que trabajar a destajo. Llegué el viernes a primera hora, cuando Ifema todavía no había abierto, y creo que me costará olvidar la estampida que se formó cuando abrieron puertas y todos los profesionales allí reunidos –maquilladores, fotógrafos, etc.- se apresuraron a subir las escalaras para buscar el mejor lugar y establecer su base. ¡Ese es el espíritu currante de las Semanas de la Moda! Me alegró comprobar que todavía existe tras tantos focos y petardeo… El viernes fue momento de atender a algunos medios, mientras el equipo de diseño ultimaba los preparativos del desfile y, viendo las reacciones de los bloggers y periodistas que se acercaron, una ya podía intuir que se estaba cocinando algo grande. Pero, sin duda, fue el sábado, antes del desfile, cuando a Vogue le sucedieron todas las grandes cabeceras nacionales, desde ABC a La Razón, El Mundo y El País, cuando pudimos comprobar que CHANCE estaba marcado diferencias. Y entonces llegó el desfile.

Elena Martín atendiendo a Rafael Muñoz de TVE. Créditos: Raquel Bereng ©

Elena Martín atendiendo a Rafael Muñoz de TVE. Créditos: Raquel Bereng ©

Considerado por muchos como una de las mejores colecciones de Elena Martin, CHANCE fue un éxito que acaparó tuits, likes y titulares en medios digitales para dejar su huella en la prensa del día siguiente como uno de los desfiles destacados de la jornada, junto al de Teresa Helbig. Y es que no solo las prendas presentaban algo nuevo –las siluetas oversize con cierto aire oriental, la microfibra engomada que se situaba entre la polipiel y el neopreno, las originales botas XXL con estampado mineral firmadas por Pilar Burgos– sino que la puesta en escena y la dirección de arte fueron también de un gran nivel.

mbfw-madrid-febrero-martin-lamothe-chance-web06

Una vez sentados todos y pasados los nervios previos, pude disfrutar del desfile desde la grada, móvil en mano para ir actualizando las redes sociales de la firma. Y un escalofrío me recorrió el cuerpo mientras los ojos brillaban al contemplar la primera salida: seis modelos ataviadas de riguroso negro con siluetas de aire monacal ramatadas con dramáticas pamelas rígidas abrieron el desfile con una imponente música de fondo a cargo del fotógrafo metido a DJ Gerard Estadella. Una abertura arriesgada que en este caso cobraba todo sentido; me subyugó y me sentí orgullosa de formar parte de aquello. Luego, fueron sucediéndose las distintas salidas, desde el negro misterioso con el increíble juego de texturas propio de Elena Martin hasta los looks más vitales que culminaban con el estampado Flip the coin, guiño evidente al azar como fuente de inspiración y único punto de luz de la colección.

Poder observar desde una privilegiada tribuna cómo prensa e invitados vivían el desfile; cómo aplaudían con entusiasmo una colección que ha supuesto un paso adelante en firme de Elena con su marca, fue un gozo que guardaré con un cariño especial en mi memoria y trayectoria laboral. Desde aquí mi enhorabuena a Elena y todo su equipo, Jorge, Joan, Jessi, Hugo y todos los demás, además de dar las gracias a Carolina y la organización de Ifema por facilitarnos el trabajo con su buena disposición (con Jacobo a la cabeza). Y ahora, ¡a por nuevos retos!

MBFW MADRID – Mi experiencia

Backstage Fashion Show

Backstage del desfile de Moisés Nieto

Sin empleo todavía, el pasado mes de septiembre tuve la oportunidad, de la mano de la rrpp Carolina Melgar, de conocer el trabajo de la comunicación desde “el otro lado”. Y es que me ofreció la posibilidad de acompañarla a Madrid con motivo de una nueva edición de la Mercedes Benz Fashion Week donde desfilaba Martin Lamothe, la marca de la diseñadora Elena Martin, conocida por su innovación y trabajo con los materiales y una moda conceptual que se aleja de la calle encima de la pasarela mientras que, en la producción, se fija en las prendas más comerciales.

mbfw-madrid-web01

Aunque he asistido varias veces a la Semana de la Moda de Barcelona –desde cuando se llamaba Gaudí y todavía desfilaba Josep Font hasta las últimas ediciones en el DHUB-, era mi primera vez en Ifema por lo que me sentí algo perdida nada más llegar. El desfile para presentar su colección Water Olympics para la próxima primavera-verano 2014 era el lunes 16 de septiembre. Desde el viernes 13 estuvimos allí –básicamente en el backstage- llevando los distintos aspectos que compiten al responsable de R.R.P.P.: Gestionar entrevistas, preparar la nota de prensa del desfile, la nota de prensa para enviar después del show junto a las fotos, actualizar las redes sociales, preparar el seating, etc.

Elena Martin en el fitting con una modelo.

Elena Martin en el fitting con una modelo.

Para una amante de la moda como yo, fue un placer poder observar de cerca cómo funciona el fitting con las modelos (incluidas Marina Pérez y Sheila Márquez, mi favorita por su buen humor y presencia encima de la pasarela); la sintonía que debe reinar entre el diseñador y el estilista (Jorge Bolado, en este caso); y, también, el esfuerzo y las ganas que le pone todo el equipo, obligado a coser y a ultimar detalles sin descanso para que todo salga bien. Fueron días de jornadas maratonianas aunque pude disfrutar de algún momento de descanso como cuando asistí al desfile de Teresa Helbig, con quien comparto su visión de la moda femenina.

mbfw-madrid-web04

Otra modelo en el fitting. Las gafas son de Andy Wolf.

Escandalosa era la poca cobertura que había en Ifema, haciendo imposible contactar con los periodistas para gestionar posibles entrevistas desde el backstage. ¿Cómo lograr hacer business si ni siquiera puedes llamar? No me lo explico… Como tampoco la ausencia de wifi a excepción de la Sala de Prensa pues en un mundo –el de la moda- donde las redes sociales han irrumpido con tanta fuerza parece lógico cuidar estos aspectos para dar una mayor visibilidad. Aquí es cuando me di cuenta de la diferencia de trato entre Prensa y Backstage, pues ni siquiera había sitio para “trabajar” y la cafetería era la única opción –ver a Clément Chabernaud celebrando su cumpleaños con tarta y vino tinto fue una simpática recompensa a las largas horas pasadas en la terraza trabajando-.

El ambiente en el backstage el sábado, dos días antes del desfile.

El ambiente en el backstage el domingo, un día antes del desfile.

Conocer las entrañas de un desfile fue muy interesante, pero, como periodista de medios que he sido a lo largo de los casi diez años de carrera que llevo a mis espaldas, casi me gustó más observar a los reporteros que habían acudido a cubrir los desfiles. Algunos cargados con iPad, Blackberry e iPhone actualizaban las redes sociales de sus respectivos medios con imágenes borrosas pero live haciéndome preguntar para qué sirve todo esto. ¿Qué aporta una foto en la que no se ve nada? ¿Cómo sintetizas el espíritu de una colección en 140 caracteres? ¿Y qué contenido tiene una crónica redactada à la va-vite para un medio digital? Me cuesta encontrar una respuesta franca a estas preguntas y no dejo de pensar si no nos estamos volviendo locos con el uso (y abuso) de las posibilidades que nos brinda la tecnología.

Carolina Melgar y yo, satisfechas tras el desfile.

Carolina Melgar y yo, satisfechas tras el desfile.

Yo soy una apasionada de la comunicación, en todas sus formas. Me divierten las redes sociales y las utilizo para construir mi imagen personal. Por supuesto, comparto que un medio debe tener presencia en ellas y actualizarlas con lo que “está pasando” para informar. Pero como profesional que soy, no creo en usarlas por usar, sino que hay que dar importancia al mensaje, al contenido; y en MBFW Madrid me dio la impresión que esto no se está haciendo. Compartir una información de forma espontánea al momento está bien, pero luego debe ir acompañada de un análisis, de una cobertura que marque la diferencia entre un buen medio de comunicación y otro que no lo es. Más que las 1000 pantallas de móvil y tabletas que se ven entre los asistentes de un desfile –y me incluyo-; lo que más me preocupa es el poco análisis posterior que se da en los medios digitales, repicando la información vertida en la nota de prensa. Claro, al día siguiente, la prensa viene con la crónica de la pluma de prestigio y ahí sí hay reflexión –bravo a Eugenia de la Torriente a quien considero todo un referente-. Pero entonces, ¿dónde queda el medio digital? ¿Para qué sirve? Entiendo que no todos pueden ser Style.com pero sería interesante reformular su cometido si realmente queremos que sean rentables.

Met Ball Punk: Chaos to Couture. Aciertos y despropósitos en la alfombra roja

Sarah Jessica Parker

Sarah Jessica Parker con un espectacular tocado de Philip Tracy.

Retomo la actividad con la reciente Gala del Met de Nueva York, que tuvo lugar el lunes pasado. Y lo hago con especial ganas pues fue uno de los eventos más jugosos de los últimos meses en cuanto a cuestiones de estilo se refiere. Nada que ver con los anodinos Oscar donde actrices y demás tienden a lo fácil y no hay riesgo, ni diversión. La temática de esta edición, además, animaba a dejarse llevar y ofrecer una imagen diferente, emulando a iconos como Anne Hathaway à la Blondie, o sencillamente sacando el lado más subversivo, sea cual sea la versión.

met-gala-2013-kate-mara-delpozo-web

La actriz Kate Mara vestida por DelPozo by Josep Font.

¿El resultado? Pues una gran colección de aciertos, y tantos otros desastres pero, por fortuna, poco término medio; una gala de extremos donde, incluso, hubo participación catalana. Josep Font, como director creativo de DelPozo –marca distribuida por Moda Operandi, uno de los sponsors de la gala- vistió a varias asistentes, como a Kate Mara con un vestido berenjena que no me acabó de convencer. Mucho más acertada fue su creación para Indre Rockefeller, una versión de uno de sus diseños de esta primavera adaptada sutilmente a la temática –la cadena en la espalda, los pinchos asimétricos- para hacerlo llevable en otras citas igual de glamourosas. Qué afortunadas son algunas…

met-gala-2013-kirsten-dunst-louis-vuitton-web

Kirsten Dunst de Louis Vuitton que no me convenció.

Esta alfombra roja del Met no dio tregua alguna pues las sorpresas fueron una constante, en un sentido u otro. Mi querida Kirsten Dunst –con la que me crucé una noche en el East Village neoyorquino para forjar un recuerdo inolvidable- protagonizó uno de los mayores errores de la noche con su Louis Vuitton verde rematado con plumas. ¡Menuda decepción! La magnitud del desastre es equiparable al Givenchy floral de Kim Kardashian –sin forma alguna- o Marion Cotillard, muy sosa, con un vestido rosa de Dior totalmente olvidable que no se ajustaba en absoluto a la temática. La perfecta Gwyneth Paltrow también entra en esta categoría con su Valentino fucsia y maquillaje fresco –¿dónde está el punk?- así como la siempre imponente Uma Thurman cuyo escultural Zac Posen verde oliva no era el más indicado para esta velada.

met-gala-2013-gwyneth-paltrow-valentino-web

Gwyneth Paltrow de Valentino apostando por el rosa como aquel mítico Ralph Lauren con el ganó el Oscar en 1999.

Ése fue uno de los desaciertos de muchas de las invitadas: saltarse la etiqueta por todo lo alto y apostar por creaciones que nada tenían que ver con la estética, o actitud, punk a la cual se le rinde homenaje hasta el 14 de agosto en la exposición “Punk: Chaos to Couture” del Metropolitan Museum. Porque por más que desde la organización insistieran en que “el rosa es el color del punk” y la propia anfitriona (Anna Wintour) se vistiera con un vestido floral, creo que ésta era una ocasión única para dejarse llevar por la actitud trash y rebelde de este movimiento social que revolucionó la juventud de los años 70.

met-gala-2013-sofia-coppola-marc-jacobs-web

Sofia Coppola y Marc Jacobs, los más cool del lugar.

Hubo otras en cambio que tomaron nota y, además, lo hicieron de manera absolutamente brillante, como hacía tiempo no presenciábamos sobre una alfombre roja. Por ejemplo, Sofia Coppola quien dijo que para ella “punk era ir en pijama” y así se presentó con su bff y diseñador de cabecera Marc Jacobs vestido con un conjunto a topos de Comme des Garçons, formando una pareja entrañable. Sarah Jessica Parker, por su parte, decidió subir la apertura de su falda de Giles hasta dejar ver sus vergüenzas –y unas altísimas botas tartan de Louboutin-. Con su imponente tocado mohawk de Philip Tracy demostró por qué sigue reinando en estos eventos, todavía tocada por la varita de Carrie Bradshaw, cual estandarte de la versión más alocada del punk couture. Diane Kruger fue otra de mis favoritas, también tratando de ajustarse a la temática. En su caso a través de modernizar un Chanel couture de aires regios jugando con detalles originales como las puntas rosas de su pelo o el clutch de pinchos peligrosos, en un conjunto final chic y glamuroso.

met-gala-2013-diane-kruger-chanel-couture-web

Diane Kruger impecable como siempre de Chanel couture.

En la línea de Kruger –adaptando su estilo personal al leitmotiv de la velada en lugar de disfrazarse-, Sienna Miller nos ofreció uno de sus mejores recitales fashion de los últimos tiempos. Con un peinado impecable –rematado por unas joyas espectaculares-, la actriz confió en Burberry en un conjunto formado por un sensual vestido blanco y una cazadora negra rematada por múltiples tachuelas doradas; un conjunto trillado pero que Miller lo defiende de forma notable. Rooney Mara, madrina de la gala junto a su diseñador fetiche Ricardo Tisci, también me gustó. Muchos pueden estar aburridos de sus aires góticos, pero a mí me conquistó con su Givenchy blanco y fabuloso, que contrastaba de maravilla con sus labios berry y pelo oscuro. Otra que llamó mi atención fue la antes desconocida para mí Paloma Faith, una cantante británica de estilo retro y escasa elegancia –a juzgar por las fotos de su web- cuyo mérito fue dejarse llevar por el drama en un vestido de Michael Cinco con guantes incorporados y teñido en un sofisticado ombré que respondía a la llamada punk desde un punto de vista distinto.

met-gala-2013-rooney-mara-givenchy-web

Ricardo Tisci y Rooney Mara de Givenchy: diseñador y musa.

Porque lo que yo aplaudo en una gala de estas características es precisamente eso: divertirse, jugar, arriesgarse, ofrecer algo diferente, interpretar un papel –el de la temática- mientras celebras la grandeza de la moda. De hecho, lo aplaudo siempre y por eso se me hacen tan soporíferos las galas y festivales cinematográficos, donde el gusto conservador triunfa siempre –por lo menos, en los últimos 4-5 años-. No en esta gala del Met, donde Madonna acaparó la atención de todos con su Givenchy cortísimo formado por una chaqueta tartan rematada por poderosas tachuelas, cuerpo y medias de rejilla y una melena azabache que resaltaba su rouge labial. Aunque el riesgo no siempre es buen consejero y, a veces, ni la mejor de la modelos puede salvar según que look. Karlie Kloss –musa de Vogue desde hace varias temporadas- fue una de las mayores decepciones con su vestido Louis Vuitton de aires viejunos y sin ningún reclamo punk. Una desilusión que me hizo recordar las margaritas firmadas por Valentino que Michelle Williams (des)lució en los Globos de Oro de 2011.

met-gala-2013-karlie-kloss-louis-vuitton-web

Karlie Kloss intentando defender un complicado vestido Louis Vuitton.

Afortunadamente, el buen tino imperó por norma general entre las modelos, parte fundamental de esta cita pues, a menudo, ejercen de musas para los diseñadores que exponen sus piezas en la muestra anual. Con cuerpo de infarto y despreocupación, suelen ser la percha perfecta para creaciones osadas, incluso, imposibles para otras mortales. Gisele Bundchen –superwoman donde las haya- estaba espectacular en su Anthony Vaccarello que, al parecer, le reportó algunos problemas prácticos por su corta dimensión. Anja Rubik, también de Vaccarello, te transportaba a los 80 con solo mirarla mientras que Karolina Kurkova, con una creación difícil de digerir de Mary Kratzanzou, convencía con su look de belleza que constaba por unos ojos intensos y una melena punk-chic impecable. Porque en la cita con mayúsculas con la moda, la actitud es clave para salir airos@ y las modelos, sin duda, la tienen. Una lástima que el año 2009, cuando la gala les rendía homenaje en la exposición “The Model as Muse: Embodying Fashion” no se llegara al nivel de este 2013… ¿Qué nos deparará el próximo año? Tras ver el esfuerzo de esta gala, las expectativas han subido considerablemente. ¡Viva la fiesta de la moda!

met-gala-2013-anja-rubik-vaccarello-web

Anja Rubik, una punk de los 80 gracias a Anthony Vaccarello.

Créditos: betrendymyfriend.com, vogue.mx, styleblazer, melodygodfred, littleredbook-thatshaute.blogspot.com , elblogdelauritina.blogspot.com, tumblr, thefashionmedley.com